Con su certificación «OK compost», los productos BIOPLAST pueden eliminarse con facilidad en sistemas de recogida de residuos orgánicos.

Las bolsas de basura hechas de BIOPLAST son la solución de almacenamiento preferida para los desechos orgánicos, ya que ya no es necesario separar la bolsa de su contenido, sino que se integra directamente en el proceso de compostaje. Numerosos municipios ya proveen a sus ciudadanos con bolsas de basura BIOPLAST.

En Europa se generan más de 115 millones de toneladas de residuos compostables cada año, de los cuales solo se recoge el 17 %. Dependiendo del país, los valores de recolección varían entre el 40 % en Austria y menos del 10 % en otros 13 países europeos. Tanto si los residuos se incineran como si terminan en vertederos, el aumento de la recogida de desechos orgánicos conduce a una reducción significativa de las emisiones de gases de efecto invernadero (ya que los desechos orgánicos se siguen incinerando en muchos países, proceso que consume mucha energía). Además, el vertido de desechos biológicos también produce metano y otros gases de efecto invernadero.

BIOPLAST es adecuado para todos los métodos de eliminación concebibles:
• Reciclaje mecánico
• Incineración
• Vertederos
• etc.