La biodegradabilidad es el proceso natural de descomposición de la materia orgánica por la acción enzimática de los microorganismos presentes en el suelo.

Dependiendo del grosor del material, los productos BIOPLAST se descomponen completamente en agua, dióxido de carbono y biomasa en menos de 180 días. Todos los residuos de biomasa son completamente inofensivos para el medioambiente.

Los materiales de BIOPLAST cumplen con las normas internacionales, incluyendo las normas EN13432 y ASTM6400. No todos los plásticos de base biológica son también biodegradables. Por ejemplo, el PE producido por fermentación (Green PE) es en gran medida de base biológica pero químicamente idéntico («drop-in») al PE fósil. Por esta razón, no es biodegradable.

La oxofragmentación no es biodegradación
La oxofragmentación no debe agruparse con la biodegradación certificada. La oxofragmentación es simplemente la fragmentación de plásticos no biodegradables en partículas microscópicas bajo el efecto catalítico de los aditivos de metales pesados. A diferencia de la biodegradación, los microorganismos no reciclan los materiales, lo que significa que las partículas fragmentadas permanecen en el medioambiente.

Los plásticos oxofragmentables no cumplen ninguna de las normas de los plásticos biodegradables. En el documento de la política europea sobre los bioplásticos se puede encontrar más información sobre la diferencia entre los plásticos oxofragmentables y los biodegradables.